Hernán Scandizzo 03.09.2016.
Un nuevo peligro extractivista acecha a la Argentina. En el sur de la Provincia de Buenos Aires, en la Cuenca de Claromecó existen proyectos de empresas multinacionales para explotar yacimientos de carbón a través de la gasificación subterránea de carbón.

 

Peligro extractivista: gasificación de carbón en Claromecó

Al Dorso (03.09.2016)

 

El silencio oficial cubre el carbón de la cuenca Claromecó

La constancia de que la Subsecretaría de Desarrollo de Servicios Públicos inició un expediente para avanzar con un proyecto de producción de energía eléctrica mediante gasificación de carbón mineral en la Cuenca Claromecó, y la firma de un convenio de colaboración entre el grupo australiano Delmo y el Instituto de Recursos Minerales de la Universidad Nacional de La Plata, también relacionado al aprovechamiento del carbón bonaerense, dan la pauta de que el tema sigue generando interés en diferentes actores más allá de la falta de información.

Por Hernán Scandizzo

A principios de agosto la Asamblea de Concejales de la Cuenca Claromecó y organizaciones ambientalistas se reunieron en Laprida para informar las gestiones realizadas con el fin de develar en qué etapa están los emprendimientos minero-energéticos proyectados en el centro sur bonaerense. Durante el encuentro también se planteó la necesidad de que se sancionen leyes provinciales que prohíban la aplicación de la gasificación subterránea de carbón (UCG, según las siglas en inglés) y el fracking. Además se acordó impulsar ordenanzas municipales para declarar libres de ambas técnicas a los municipios de la región.

Claromecó sigue siendo un enigma, no la localidad balnearia, sino la cuenca sedimentaria. No están claras las características y el potencial del gas y el carbón que podría contener, tampoco en qué punto se encuentran los proyectos del grupo inversor australiano Delmo ni de la Provincia. La gestión de Daniel Scioli culminó en diciembre sin despejar la incógnita y en los meses que lleva María Eugenia Vidal al frente de la Gobernación tampoco se pronunció. Esta situación se da a pesar del pedido de informes impulsado en mayo de 2015 por el entonces diputado Ricardo Vago en la legislatura bonaerense; las requisitorias del ex concejal de Guaminí, Ignacio Zavaleta, desde la Defensoría del Pueblo de la provincia; y las peticiones del OPSur al entonces ministro de la Producción Jorge Elustondo -reemplazado en julio por Joaquín de la Torre.

El expediente fantasma

La información sigue llegando a cuenta gotas, surge de las búsquedas cruzadas en diferentes fuentes y de las respuestas parciales de dependencias públicas. Así se tomó conocimiento del expediente 2174-369/2015 sobre Producción de energía eléctrica mediante gasificación de carbón mineral en la Cuenca Claromecó, iniciado por la Subsecretaría de Desarrollo de Servicios Públicos en mayo del año pasado. Un expediente que le da una dimensión material a lo expresado en 2014 por Franco La Porta, otrora secretario de Obras y Servicios Públicos. En aquel momento planteó que el gobierno bonaerense estaba interesado en aprovechar el potencial de los recursos energéticos de la cuenca; puntualmente habló de carbón y gas de mantos de carbón. Luego guardó silencio sobre el tema.

Llama la atención que no se haya hecho referencia al expediente impulsado por la Subsecretaría de Desarrollo de Servicio Públicos ni en los pedidos de informes gestionados a través de la Defensoría del Pueblo por Zavaleta -que logaron algunas respuestas parciales- ni en la audiencia que el ex concejal de Guaminí y el diputado Vago mantuvieron con el entonces ministro de la Producción, Ciencia y Tecnología bonaerense, Cristian Breitenstein, en junio del año pasado. Cuando se concretó aquella reunión el proyecto sobre Producción de energía eléctrica mediante gasificación de carbón mineral en la Cuenca Claromecó, ya había comenzado a deambular por dependencias gubernamentales.

A mediados de 2015 Breitenstein informó que estaban siendo evaluados permisos para  prospección de carbón en la cuenca de Claromecó. El entonces ministro no especificó a qué proyectos se refería, tal vez se trataba de Indio RicoCura Malal y Guaminí, de Delmo Patricios 1000 SA, y Pillahuincó, de Delmo PTY LTD Natural Resources S. A.

Lo que sí quedaba claro era que el grupo australiano Delmo hasta ese momento no tenía derechos adquiridos, a pesar de afirmar lo contrario en su web. Por aquellos días Breitenstein destacó que uno de los puntos a aclarar era si había algún tipo de vínculo entre las empresas solicitantes Claromecó Energy, Delmo Patricios 1000 y Delmo PTY LTD Natural Resources. De ser así no podrían acceder a derechos sobre 600 mil hectáreas dado que el Código de Minería habilita un máximo de 200 mil hectáreas. Al respecto cabe destacar que en la edición del 24 de julio de 2007 del Boletín Oficial de la República Argentina se publicó la constitución de las sociedades anónimas Delmo Patricios 1000 y Delmo PTY. LTD. Argentina, ambas con domicilio en Buenos Aires y con mismo director titular y director suplente: Guillermo José De La Vega y José De La Vega respectivamente. Mientras que el 20 de junio de 2008 informó que en la misma ciudad se constituyó Delmo PTY LTD Natural Resources con Guillermo José De La Vega en la presidencia y José Alberto De La Vega, como director suplente. En tanto el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires del 25 de enero de 2013 dio cuenta de la conformación de Claromecó Energy SA, con domicilio en La Plata, su presidente G.J. De La Vega y director suplente, J. A. De La Vega.

Por otra parte se supo que el grupo Delmo suscribió un convenio de colaboración con el Instituto de Recursos Minerales de la Universidad Nacional de La Plata. La información la surgió del reporte financiero anual 2015 de Carbon Energy, empresa que aplicaría la técnica de gasificación subterránea de carbón de concretarse el proyecto en la cuenca Claromecó. Cabe destacar que la entidad dependiente de la universidad nacional es presidida por el geólogo Isidoro Schalamuk, quien en 2010 realizó estudios sobre tecnologías limpias para el aprovechamiento de carbón para el Ministerio de Producción de la provincia.

A través de otras indagaciones surgieron referencias a proyectos que permiten reconstruir una secuencia de las expectativas de diferentes empresas sobre la cuenca Claromecó. El expediente 2145-8684/06, por ejemplo, se inició a partir de la solicitud de Barranca Sur Minera SA -subsidiaria de Bridas SA- para que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible certifique la aptitud ambiental del proyecto de Exploración de arcillas carbonosas mediante la realización de sondeos a profundidad variable efectuada en los partidos de Laprida. Gral. La Madrid, Coronel Pringles, como complemento de la Prospección Sísmica 2D-actividad exploratoria que había realizado años antes. En tanto, en 2008el pedido de certificado de aptitud ambiental del Proyecto de exploración Gral. La Madrid, de la británica Rio Tinto Mining & Exploration Limited dio lugar al inicio del expediente 22300-43/08. Los que se suman al proyecto exploratorio llevado adelante por YPF entre 2010 y 2014.

Respuestas pendientes

Aún resta saber si las empresas Delmo Patricios 1000 SA, Delmo PTY LTD Argentina SA, Delmo PTY LTD Natural Resources SA, Claromeco Energy y Pampas Resources PTY Limited Sucursal Argentina, vinculadas a Delmo Group, poseen derechos de cateo, exploración o explotación de minerales o hidrocarburos en el territorio bonaerense. La pregunta fue formulada a través de un pedido de informes, pero el ministro Elustondo aún no responde. También es necesario saber si más allá de este racimo de empresas,  otras firmas han peticionado o cuentan con permisos o concesiones en la provincia y también el Estado bonaerense brinde detalles de su proyecto en carpeta. Otro interrogante es si el Gobierno de la Provincia posee estudios científicos sobre los riesgos ambientales derivados de la aplicación de las técnicas de gasificación de carbón, combustión in situ y gasificación subterránea de carbón. Una respuesta también imprescindible, dado que la experiencia de Australia enciende las señales de alerta.

 

12